Avda da Coruña, 46 - bajo, CERCEDA
681 392 505 / 981 68 51 80
info@mgclinicadope.es

Fascitis plantar

La fascia plantar es un tejido fibroso localizado en la planta del pie muy resistente. Sus principales funciones son el mantenimiento del arco plantar junto con otras estructuras y absorber y devolver la energía que produce cuando el pie impacta sobre suelo en la dinámica.

La inflamación de este tejido es la denominada fascitis plantar. Cursa con dolor intenso en la región del talón, extendiéndose habitualmente de forma progresiva por la cara interna de la planta. Este dolor suele ser muy exacerbado por la mañana, disminuyendo su intensidad según se comienza la actividad física. Esto se debe a que durante la noche la fascia se encuentra relajada, sin en distensión, y al levantarnos esta región inflamada debe volver a soportar el peso, por tanto esos primeros momentos de apoyo, hasta que la fascia se logra estirar correctamente, generan la sintomatología dolorosa. Es habitual que en deportistas la molestia también tenga lugar después de la práctica deportiva. Cuando la patología no es frenada en el inicio, el dolor de manera gradual se hará persistente, llegando a molestar incluso durante todo el día produciendo incluso incapacidad a la hora de realizar las actividades de la vida cotidiana.

En las primeras fases la fascia se encuentra en fase inflamatoria, pero tras tres semanas de dolor, pasa a fase degenerativa, siendo correcto denominarla fasciosis plantar.

Las causas principales son varias:

  • Una mala biomecánica, en marchas que generan un colapso recurrente del arco, haciendo que la fascia deba trabajar más de lo habitual y por tanto provocando su inflamación
  • Utilización de zapato con una excesiva o escasa amortiguación.
  • Práctica de deporte en superficies duras o excesivamente blandas.
  • Técnicas de carreras incorrectas por la características corporales.
  • Determinadas morfologías de pies como pies equinos o cavos.

Espolón calcáneo  y fascitis plantar, es lo mismo?

El espolón calcáneo es una prominencia ósea que aparece en la parte anterior del talón a causa de una tracción excesiva de la fascia. El espolón per sé no es doloroso, lo que genera dolor es la tensión de la fascia que está sobre el mismo. De hecho, es muy habitual encontrar espolones calcáneos asintomáticos en pacientes que han sido explorados por otras patologías.

Aún a sabiendas de que hay coexistencia de fascitis y espolón calcáneo el tratamiento debe estar encaminado a la disminución de la tensión plantar y por consecuencia desinflamación de la fascia.

Tratamiento

Como en todas las patologías, el tratamiento debe consistir en tratar la sintomatología pero en esencial tratar la causa para impedir que la fascitis se vuelva a generar.

Para determinar la causa de la fascitis se debe realizar una exploración biomecánica completa, examinando a nivel muscular, articular y en dinámica al paciente. No se debe pasar por alto el zapato de elección del paciente, así como posibles practicas deportivas o actividades físicas.

Si así lo determina el estudio, las plantillas personalizadas son las mejores aliadas para tratar la causa en pacientes con biomecánicas predecesoras de las fascitis plantares.

En cuanto al tratamiento de la sintomatología en MG Clínica do pé optamos por la examinación ecográfica de la región, y en función del grado de la inflamación y tiempo de evolución se considerará suficiente la aplicación de crioterapia, laserterapia o la infiltración a nivel local de sustancias antiinflamatorias o regeneradoras, como corticoides o colágeno.

 

 

 

Contacta con nosotros

¿Tienes alguna consulta? Cubre nuestro formulario y te contestaremos lo antes posible