Avda da Coruña, 46 - bajo, CERCEDA
681 392 505 / 981 68 51 80
info@mgclinicadope.es

Juanetes

El juanete, conocido científicamente como hallux abductus valgus,es una deformidad caracterizada por una desviación hacia lateral del primer dedo y el desarrollo de una excrecencia ósea en la parte medial, conocida como búnion. Se produce con más asiduidad en mujeres de edad avanzada.

La sintomatología que produce la deformidad de juanete es disminción o limitación total de la movilidad articular y dolor y/o sensaciones de parestesias o pinchazos.

Las causas que hacen que esta deformidad se produzca son varias:

  • La más frecuente es una mala pisada, lo que llamamos, patomecánica.
  • Eso frecuente de zapatos de tacón y/o estrechos.
  • También  por la morfología del pie femenino y la mayor elasticidad de ligamentos y articulaciones. Suele ser la causa sobretodo en juanetes precoces.

Pero…el juanete se puede heredad?

Es indiscutible que la aparición puede tener carácter hereditario. Pero lo que realmente se hereda es la mala pisada, no el propio juanete.

Entonces.. se puede prevenir? Cómo?

La respuesta es si.

Una marcha incorrecta puede ser la culpable del desarrollo a posteriori de un juanete. Por tanto, en los casos en los que haya herencia familiar de juanete, es indispensable realizar un estudio de la pisada, para saber si la marcha del paciente puede ser predictora del desarrollo de la patología, y en caso afirmativo, poder evitarlo o frenarlo.

El zapato es otro de los factores que se deben tener en cuenta. El uso de zapatos de tacón desvía la mayor parte el peso del cuerpo hacia los dedos haciendo que estos asuman una carga excesiva y por tanto, como es el caso del primer dedo, se desvíen. También es indispensable evitar el uso de zapatos de puntera estrecha que por su propia forma ya están colocando los dedos en la posición de un juanete instaurado, por tanto, si mantenemos esa forma de manera habitual, la instauración del juanete es asegurada.

Tratamiento

El tratamiento a llevar a cabo será determinado por la edad del paciente, los antecedentes personales y el grado en el que se encuentre la deformidad.

Plantillas ortopológicas personalizadas

Como se ha explicado con anterioridad, la mala pisada es uno de los factores predictivos del desarrollo de juanete. Por tanto, es esencial y básico prevenir, o en caso de que ya se haya producido el juanete, ralentizar o frenar su desarrollo, así como disminuir el síntoma doloroso. La colocación de un dispositivo ortésico, como es el caso de unas plantillas personalizadas, van a generar una redistribución  de las cargas del pie, haciendo que no sea el primer dedo el sobrecargado y evite o limite las posiciones indeseadas que propician la evolución de la patología.

Cuando un paciente tiene herencia familiar de juanete se debe realizar un estudio de la pisada para poder instaurar un tratamiento precoz y evitar la instauración de la patología.

Separadores

Un separador no está indicado para frenar el desarrollo de un juanete. Por tanto se puede afirmar que es un tratamiento insuficiente como tratamiento único, sin embargo, si que complementa el uso de las plantillas favoreciendo la correcta angulación de la primera articulación metatarsofalángica, evitando que el primer dedo se posicione por debajo o por encima del segundo y evita la aparición de lesiones queratósicas dérmicas como callos o durezas en el espacio interdigital.

Cuando hablamos de separadores nos referimos a dispositivos de silicona que se realizan de manera personalizada. Un separador standard no va a proporcionar la angulación correcta que necesita la desviación. Su uso es siempre diurno. El juanete se desarrolla cuando la fuerza muscular está actuando y se está sobrecargando la articulación metatarsofalángica, esto , cuando se está en bipedestación, caminando o haciendo cualquier tipo de actividad física. Por tanto, el uso de cualquier dispositivo de manera nocturna durante el descanso no va a generar ningún tipo de efecto positivo en el juanete, dado que el juanete por la noche (en cama) no continúa su desarrollo.

Cirugía

La cirugía es el único tratamiento definitivo que realinea el segmento por completo y posiciona la estructura de manera correcta. Actualmente son varias las técnicas que se realizan en la cirugía de juanete, tanto por cirugía abierta convencional como por cirugía MIS o de mínima incisión, mediante la cual se consigue la corrección total con varias incisiones de entre 1-2 mm, preservando íntegramente todas las estructuras del aparato neurovascular (nervios, venas y arterias). La técnica debe ser determinada por el podólogo que realice la intervención en concomitancia con el paciente y dependerá del tipo de paciente y del grado de deformidad.

Una vez realizada la intervención, si ha sido la marcha la causante del desarrollo, se debe instaurar un tratamiento que corrija la pisada patológica para evitar que el juanete se vuelva a desarrollar. Con unas plantillas personalizadas postquirúrgicas, se conseguirá que la intervención sea definitiva y el juanete no vuelva a instaurarse.

Contacta con nosotros

¿Tienes alguna consulta? Cubre nuestro formulario y te contestaremos lo antes posible