Avda da Coruña, 46 - bajo, CERCEDA
681 392 505 / 981 68 51 80
info@mgclinicadope.es

Metatarsalgia

La metatarsalgia es la afección dolorosa que tiene lugar en la región metatarsal, esto es en la zona donde dan comienzo los dedos. La zona metatarsal es la encagargada de soportar un alto porcentaje del peso corporal durante la marcha. La metatarsalgia se produce cuando esta zona se ve sometida a presiones más elevadas de lo estipulado como carga normal.

Algunos de los síntomas más habituales cursan con:

  • Dolor agudo y posible entumecimiento o adormecimiento de los dedos.
  • Dolor continuo en la bipedestación, al caminar o al realizar actividad física.
  • Dolor que remite con el descanso o cuando el paciente se sienta.
  • Sensación de tener una piedra en el zapato y necesidad de descalzarse para masajear la zona., a causa de pisadas incorrectas, pies patológicos, zapatos inadecuados.

La metatarsalgia es un diagnóstico generalizado que indica dolor en esta región, pero las causa exacta del desarrollo de este síntoma se debe diagnosticar y tratar. Algunas de las causas más predispuestas a causar metatarsalgia son:

  • Pies con sobreapoyo en antepie, como puede ser un pie cavo o pie equino. Esto es, personas con gran arco interno, que genera que la falta de apoyo en esta región, sobrecargue la zona anterior del pie.
  • Morfologías de pie determinadas, como pies donde el segundo dedo es más largo que el primero y recibe una presión excesiva.
  • Zapatos de tacón alto hacen que el peso corporal sea transferido a la parte anterior del pie, sobrecargando la región. Es una de las causas más habituales en mujeres jóvenes.
  • Disminución de la grasa plantar. La grasa es el principal amortiguador del pie, su deficiencia o ausencia puede provocar el desarrollo de metatarsalgia.
  • Aumento del peso corporal. Esta circunstancia hace que sea mayor la presión que debe asumir el antepie.
  • Neuroma de morton, patología producida por un engrosamiento de un nervio digital.
  • Inflamaciones en estructuras albergadas en la región metatarsal como capsulitis o bursitis.
  • Deformidades digitales como dedos en garra, martillo o mazo.
  • Patologías inflamatorias como artitis reumatoide, artrosis o gota.

Para establecer un tratamiento exitoso de debe tratar la causa, por lo que establecer un único tratamiento para las metatarsalgias llevaría a un error asegurado. El tratamiento habitual de las mismas suele ser encaminado a disminuir la presión del antepie mediante plantillas personalizadas, infiltraciones de colágeno o antiinflamatorios en función del factor causante, y en algunos casos se debe recurrir a la intervención quirúrgica. Siendo siempre necesario tratar la acción causante.

Contacta con nosotros

¿Tienes alguna consulta? Cubre nuestro formulario y te contestaremos lo antes posible